petroleo-plataforma-marina-2

非传统石油的含义及在拉美的发展形势
Hidrocarburos no convencionales en AL

Written by Editorial on . Posted in feature, 报告 │Reportajes, 能源|Energía

碳氢化合物仍然是全球能源需求最可行的来源。非传统石油指受环境影响不以液体形态流动的碳氢化合物。

Los hidrocarburos siguen presentándose como la opción más viable para satisfacer las demandas energéticas mundiales. Se aplica el término “no convencional” a los hidrocarburos que se encuentran acumulados en condiciones que no permiten su movimiento como fluido.

[tabs]
[tabname]中文[/tabname]
[tabcont]

作者:  罗艺 

全球人口普遍增长和新兴国家经济腾飞促使能源行业不得不寻找替代能源以满足日益增长的世界能源需求。以石油为代表的碳氢化合物仍然是最可行的能源。但问题是:目前石油产量中95%勘探于2000年以前,75%甚至勘探于1980年以前1,如何补充这些大量消耗的库存呢?这个问题很难回答,但答案可能就在非传统石油能源中。

非传统石油资源

一般来说,非传统石油指受环境影响不能以液体形态流动的资源,原因可能是储油岩石的渗透性或其自身的高粘性。非传统石油包括:低渗透性岩层石油(也称致密油)、重油(高密度,通常利用水蒸气开采)、油页岩(由产油岩或页岩中直接开采)、沥青矿(浸于不流动的极高密度石油中的砂矿)、致密砂岩气(低渗透性低孔隙度岩石中的气体)、页岩气(与油页岩一样由母岩中产生)、煤层气(煤层中吸收存储的气体)以及天然气水合物(海平面300米以下海水中含甲烷的水分子固体化合物) 2

graficohidrocarburoszh

非传统资源不能说是一种新的发现,从石油行业诞生以来人们就了解它们的存在。但由于开采技术特殊、开采成本高,这些资源一直扮演着次要角色。不过,由于寻找替代能源的需要强烈,现代石油技术有所提高,非传统资源的量化开采有了新的条件。

目前,传统原油是石油的主要来源,但其储量只占全世界总储量的三分之一。图1明确表达了两个方面:其一,传统石油只是石油业务的冰山一角,主体是其他石油能源形式;其二,非传统石油资源开采有固定顺序,每开采一级,就必须投入更多成本为下一级的开采做准备。如果应对能源危机的方式由非传统能源决定,那么不断增加的成本只能由不断调高的能源价格补偿,也就是说,这是一项高风险的投资。

拉丁美洲储量

据HIS统计,拉丁美洲的重油储量占其石油总量的45%,以委内瑞拉、巴西、哥伦比亚、厄瓜多尔、墨西哥、秘鲁和阿根廷等国为最多,各国已经做出开采项目规划。以委内瑞拉为例,其奥里诺科石油带含13.6亿桶重油,采收率高达20%,相当于中东地区全部储量,目前4个区块重新公开招标,吸引全世界的企业投资。哥伦比亚中部玛格达雷娜流域和东部流域蕴藏有丰富的致密砂岩气、页岩气和煤层气。巴西的油页岩和天然气产量居全球第二,但产出并不多,虽然工业发展急需天然气,巴西石油公司仍然更注重开发传统的前盐油藏。

如果我们逐个分析拉美各国,就会发现每个国家在非传统能源方面都有自己的优势,这有利于吸引国际投资。但是,虽然石油开采技术的提高有利于非传统石油行业的发展,拉美各国的政治、经济和金融不稳定性依然影响着很多大型石油企业的石油业务。

无论哪种形态的石油,都已经或即将与替代能源一起成为能源行业的主角。英国石油公司CEOBob Dudley说,“……非传统石油和天然气将在未来满足消费者需求中起到更重要的作用,这不仅包括油页岩、页岩气,还包括致密砂岩气、重油和生物燃料……”3

在不久的将来,全球能源需求的提高和人口的增加,势必催生一种新的能源形势,我们拭目以待。

  1. Prieto, D. (2012). La atracción del petróleo no convencional de América Latina.《拉美非传统石油的吸引力》
  2. Marzo, M. (2008). Recursos convencionales y no convencionales de petróleo y gas.《传统与非传统石油天然气资源》
  3. Dudley, B. (2013). Energy Outlook 2030 opening remarks. British Petroleum.英国石油公司《2030能源展望》序文

[/tabcont]
[tabname]Español[/tabname]
[tabcont]

El incremento de las demandas energéticas mundiales, motivado por el crecimiento poblacional relativamente generalizado y el desarrollo económico de países emergentes ha obligado a la industria a buscar fuentes alternativas de energía. Los hidrocarburos, y en especial el petróleo, principal recurso energético del planeta, siguen presentándose como la opción más viable, sin embargo, su uso supone una gran interrogante: como reponer sus inventarios si 95% de la producción actual fue descubierta antes del 2000 y 75% antes de 1980?1 La respuesta dista de ser sencilla pero pareciera hallarse en los hidrocarburos no convencionales.

Hidrocarburos no convencionales

En general, se aplica el término “no convencional” a los hidrocarburos que se encuentran acumulados en condiciones que no permiten su movimiento como fluido, bien sea debido a la permeabilidad de las rocas que los contienen o a su alta viscosidad. Entre los reservorios no convencionales podemos contar aquellos con petróleo en capas de baja permeabilidad (también conocidos como tight-oil), petróleo pesado (caracterizado por su alta densidad, generalmente extraído con el uso de vapor de agua), esquistos petrolíferos (producidos directamente desde la roca generadora o esquisto) y arenas bituminosas (arenas impregnadas de un hidrocarburo de muy alta densidad que no puede fluir en pozo), así como también los de gas en arenas compactas (gas contenido en rocas de baja permeabilidad y porosidad), esquistos gasíferos (acumulados directamente en la roca madre, al igual que los esquistos petrolíferos), metano en lechos de carbón (gas acumulado por absorción en capas de carbón) e hidratos de gas (compuestos solidos que contienen gas metano atrapado en moléculas de agua oceánica a profundidades mayores a 300m)2.

figurahidrocarburos                       Figura 1. Relación costes-recursos. (Repsol, 2012).

No se puede afirmar que los recursos no convencionales sean un nuevo descubrimiento pues la existencia de muchos de ellos se conocía desde el mismo inicio de la industria petrolera, sin embargo, sí se puede asegurar que siempre ocuparon un rol secundario debido a su alto costo de explotación, asociado con la necesidad de usar tecnología especial para su extracción. No obstante, han sido las modernas técnicas de exploración petrolera, en parte financiadas por la necesidad de encontrar fuentes alternativas, lo que ha permitido su cuantificación en términos de reservas no convencionales.

En la actualidad, el crudo convencional representa la principal fuente de petróleo, pero solo constituye cerca de un tercio de las reservas totales mundiales. La Figura 1 ilustra de forma muy clara dos ideas básicas; en primer lugar, los reservorios convencionales son únicamente la punta del ‘iceberg’ del negocio petrolero, a lo que subyacen todas las restantes fuentes de hidrocarburos y, en segundo lugar, la existencia de un orden en el mundo de los recursos no convencionales según el cual, mientras más explotemos el nivel actual, más hemos de invertir para lograr explotar el nivel siguiente. De manera que si el camino para combatir una posible crisis energética se decide en el sentido de los recursos no convencionales, una tendencia sostenida de inversión incremental que solo puede ser compensada con aumentos sucesivos en el precio del recurso natural debe predecirse, en otras palabras, se trataría de una inversión de alto riesgo.

Las reservas latinoamericanas

Según IHS, Latinoamérica posee cerca de 45% de sus reservas catalogadas como crudo pesado, siendo estas primeramente dominadas por países como Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y Argentina y proyectos específicos han sido planteados para cada caso particular. Entre los ejemplos más resaltantes podemos mencionar el caso de Venezuela, en donde se ha puesto nuevamente en oferta pública la llamada Faja Petrolífera del Orinoco, contentiva de 1.360 millones de barriles de petróleo pesado –que con un factor de recuperación del 20% competirían con las reservas totales del medio oriente- en 4 bloques de exploración, atrayendo inversiones de empresas a nivel mundial. Colombia por su parte posee reservas representativas de gas en arenas compactas, esquistos gasíferos y metano en lechos de carbón principalmente localizadas en las cuencas Magdalena Medio y Cordillera Oriental. En el caso de Brasil, país que tiene el segundo lugar a nivel mundial en reservas de esquistos petrolíferos y de gas, su explotación no tiene representatividad en la producción petrolera pues la compañía nacional (Petrobras) le ha dado prioridad a la exploración de recursos convencionales en aguas profundas (presal) a pesar de necesitar gas para impulsar su desarrollo industrial.

Si analizamos individualmente los países de la región, observaremos que cada uno posee un potencial energético representado en forma de hidrocarburos no convencionales, el cual abre una ventana de inversión para los mercados internacionales. No obstante, aún existe un largo camino por recorrer pues, aunque la tecnología de explotación que maximice los factores de recuperación sea desarrollada haciendo factible el negocio petrolero, las incertidumbres políticas, financieras y económicas que caracterizan a muchos países latinoamericanos seguirán presentes en los planes de negocio de las grandes petroleras.

En definitiva, los hidrocarburos, en cualquiera de sus formas, parecen haber llegado para quedarse y pudieran, en un futuro, compartir el escenario con las cada vez más nombradas energías alternativas. En palabras del CEO de BP, Bob Dudley, “…tanto el petróleo como el gas no convencional tendrán un mayor rol en el futuro, satisfaciendo la demanda de los consumidores, y esto no será únicamente debido a los esquistos petrolíferos y de gas, sino también a las reservas de gas compacto y petróleo pesado, como el producido en Canadá, y a los biocombustibles…”3

En un futuro no muy lejano el mundo requerirá más energía y los pueblos la demandarán a sus gobernantes, una nueva dinámica energética nacerá y solo allí veremos cómo termina esta historia.

  1. Prieto, D. (2012). La atracción del petróleo no convencional de América Latina.
  2. Marzo, M. (2008). Recursos convencionales y no convencionales de petróleo y gas.
  3. Dudley, B. (2013). Energy Outlook 2030 opening remarks. British Petroleum.

[/tabcont]
[/tabs]

Tags: , , , ,