Beijing,China, Gate of Heavenly Peace,Tiananmen Square

拉美地区的“中国效应” · El “efecto China” en nuestra región

Written by Newsroom on . Posted in 国际|Internacionales, 热点| Enfoque

“中国效应”让拉丁美洲及加勒比地区各国感到沾沾自喜真是件遗憾的事。”

Sería una lástima que el “efecto China” lleve a los países de la región (LAC) a la complacencia

[tabs]
[tabname]中文[/tabname]
[tabcont]

海梅·达雷姆布鲁姆(Jaime Daremblum)博士著

在过去的十年里,中国成了拉丁美洲和加勒比地区(LAC)经济发展的一个重要推动因素。这层关系为拉丁美洲扩大了出口市场并带来了新的投资。

另一方面,这种联系成了拉丁美洲更好地应对2009年全球金融危机的一个主要工具,因为中国受危机影响极少,其强大的需求也补偿了其他虚弱的市场。但是,与这个亚洲大国更紧密的联系也可能在中国经济丧失活力时给我们国家带来潜在的连锁反应。

纵观历史,正如越来越多的专家提醒的那样,没有任何经济体可以无止境地以如此高(9%)的年增长率发展,中国也不例外。此外,中国躲不开欧元区的潜在灾难和随之而来的严重政治倒退带来的负面冲击。而美国经济的相对虚弱和选举可能带来的影响也在在都会对中国产生冲击。

这一点在上周全球经济放缓带来的金融市场危机中得到了证明。 同时应该指出的是,即使对依然快速增长的中国来说只是程度很轻的经济放慢,也可能为我们国家带来严重得多的影响。因此,世界货币基金组织(FMI)等中央机构最近建议,重新调整劳动力结构、准备实施新的经济政策,准备应对可能发生的复杂国际问题。

因此,世界货币基金组织指出,深入金融市场且经历了显著增长的经济体如巴西、智利、哥伦比亚、秘鲁和乌拉圭等,应该加大财政力度,使货币政策更具灵活性。其他参与金融市场但并非原材料出口大国的国家如阿根廷和玻利维亚等,应遏制促进顺周期性生产政策的经济过热。而对于中美洲国家,建议降低外债水平(相对于国内生产总值而言),达到危机前的水平。

中国不断增大的影响。无论如何,这些预防性措施均应考虑到中国目前的状况,它是过去十年内在拉丁美洲和加勒比地区影响力增长最快的经济体。无论是从贸易、直接投资流,还是生产性项目的金融资源等方面,引人注目的数字均说明中国的参与和影响是无可比拟的。

拉丁美洲和加勒比地区已经成为中国这个世界第二大经济体的原材料供应关键地区。这意味着整个地区向中国出口的92%,吸引中国直接投资的85%和中国向拉美地区融资的60%。难怪在过去十年中与中国之间的出口、进口、投资和信贷呈指数增长,仅2010年就达到了3000亿美元。

然而,应该指出的是这种联系给拉丁美洲带来了与中国之间持续增长的贸易赤字等困难。 这个赤字在上个十年的前5年和后5年之间翻了一倍(从国内生产总值的0.4%上升到0.8%)。哥斯达黎加是少数获得贸易顺差的国家之一。

第二个问题是紧密的联系在中国经济繁荣时期将产生积极影响,但也意味着中国经济放缓时面临更多风险。而这种情况,刚好出现了。据估计,中国经济的增长速度在2011年到2012年间将从9.2%下降到8%。问题是这种缩减,国际评级机构惠誉国际在最新研究中指出,将导致拉丁美洲和加勒比地区七个主要原材料出口国的经济平均增长速度降低1.5%。此外,中国经济的减慢将导致商品价格下降13%,可能引起出口和财政收入的减少,在委内瑞拉和厄瓜多尔等石油出口国这个数字可能达到国内生产总值的8%。如我们所见,在各方面,这种冲击对拉丁美洲和加勒比地区的影响均大大超过对中国本身的影响。

分散风险。众所周知,与中国的贸易是高度集中的,哥斯达黎加等五个国家向中国的出口占整个地区向中国出口的80%。另外,在中国将拉丁美洲作为关键进口供应商以求实现高附加值的工业现代化的同时,拉丁美洲的很多国家都对继续出口原材料产品这样简单而有吸引力的地位感到满意,因为这个时期出口的价格很高,然而根据世界货币基金组织的说法,这个价格将消失。

高度的风险是指中国效应使一些没有明确发展愿景的国家继续满足于原材料生产国的地位,在面对外部冲击时更显脆弱。在这方面,惠誉国际举出哥斯达黎加的正面例子,因为哥斯达黎加向中国出口的很大一部分具有高技术含量产品,但进口的却是附加值低的产品。尽管这并没有缓和我们的脆弱性,因为向中国的出口只占国内生产总值的3.6%,但它确实意味着一种更智慧的贸易联系。

但是,惠誉国际指出,我们拉美各国中大多数并没有利用好这个有利时机来进行竞争力、教育和基础设施的结构性改造,抑或是投资环境和政府管理的制度性改革和整体生产部门的多样化改革。

 “中国效应”让拉美各国沾沾自喜,忽略了亟待完成的稳定、竞争和增长任务,错失了另一个巨大的机遇,这真是件令人遗憾的事。拉丁美洲和加勒比地区还来得及避免这个错误,但不能再无止境地等待下去了。

海梅·达雷姆布鲁姆(Jaime Daremblum)博士是哥斯达黎加政治学家和律师,于1998年到2004年期间出任哥斯达黎加驻美国大使。他是哥斯达黎加《国家报》的专栏作家和编辑,也定期在《华尔街日报》上发表文章。目前,他在华盛顿特区哈德逊(Hudson)研究所拉美研究中心做主任和高级研究员。

注:本文最先发表在哥斯达黎加《国家报》上,本网站经著作者同意后转载。

[/tabcont]
[tabname]Español[/tabname]
[tabcont]

Por Dr. Jaime Daremblum

China devino en la última década en un factor fundamental para la evolución económica de Latinoamérica y el Caribe (LAC). Esta relación ha posibilitado diversificar los mercados para las exportaciones y originar nuevas inversiones en nuestros países.

Por una parte, esta vinculación fue un elemento central para enfrentar mejor la crisis financiera mundial de 2009, ya que China se vio poco afectada y su fuerte demanda compensó la debilidad de otros mercados. No obstante, la mayor relación con el gigante asiático también ha perfilado otra potencial vía de contagio para nuestros países consistente en que el mercado chino perdiera dinamismo.

Ninguna economía, recordemos, puede crecer a tasas anuales tan elevadas (9%) de manera indefinida y China no escapa a esa limitación, como alertan cada vez más los expertos. Además, China tampoco eludiría los efectos negativos de un potencial desastre en la zona euro, a cuyos problemas financieros se suman ahora reveses políticos severos, ni a la relativa debilidad de la economía estadounidense y su posible impacto electoral.

Esto quedó en evidencia con la crisis de los mercados financieros, la semana última, generada por el desaliento económico global. También cabe destacar que lo que para China podría ser incluso una ligera desaceleración, porque seguirá creciendo a tasas significativas, tendría efectos mucho más graves sobre nuestros países. Por eso, recientes recomendaciones de entidades centrales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), van en la dirección de recomponer los márgenes de maniobra para la aplicación de políticas económicas, en preparación para eventuales complicaciones internacionales.

Así, el FMI señala que las economías más integradas a mercados financieros y que han venido creciendo significativamente, como Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay, deberán redoblar esfuerzos fiscales, a fin de tener más flexibilidad en su política monetaria. Otras menos integradas pero que son grandes exportadores de materias primas, como Argentina y Bolivia, deberían reducir el sobrecalentamiento que generan sus políticas productivas procíclicas. Para Centroamérica, por su parte, recomienda reducir los niveles de endeudamiento (en relación con el PIB), para regresar a los existentes antes de la crisis.

Creciente influencia de China. Por donde se mire, esas medidas preparatorias deben tomar en cuenta lo que suceda en China, que es la economía cuya influencia en LAC ha crecido más rápido en la última década. Ya sea por la vía del comercio, los flujos de inversión directa o los recursos de financiamiento para proyectos productivos, las cifras son contundentes en cuanto a su penetración e influencia.

LAC se ha convertido en un proveedor de materias primas crítico para la segunda economía del planeta. Estas representan 92% de las exportaciones regionales a China, absorben 85% de la inversión directa proveniente de ese país y 60% del financiamiento chino orientado a esta parte del mundo. No en vano las exportaciones, importaciones, inversiones y créditos vinculados a China crecieron exponencialmente en la última década, alcanzando un total de 300 mil millones de dólares solo en el año 2010.

Sin embargo, entre los bemoles de esta vinculación debe señalarse que LAC enfrenta un creciente déficit comercial con China. Este se duplicó entre la primera y segunda mitades de la década anterior (de 0,4% a 0,8% del PIB), siendo Costa Rica uno de los pocos países que logra una balanza comercial favorable.

Un segundo problema es que esa creciente vinculación es positiva en años prósperos para China, pero también implica más riesgo cuando ésta desacelera. Y eso, precisamente, ya ocurre. Así, se estima que el crecimiento de China bajará de 9,2% a 8% del PIB entre 2011 y 2012. El problema es que esa disminución, estima la calificadora internacional FITCH en un reciente estudio, acarrearía una merma de un punto y medio (1,5%) en el crecimiento promedio de las siete mayores economías exportadoras de materias primas de LAC. Además, la desaceleración china provocaría una caída de hasta 13% en los precios de las mercancías, lo que podría causar reducciones en exportaciones e ingresos fiscales que ascenderían hasta un 8% del PIB en países exportadores de petróleo como Venezuela y Ecuador. Como se ve, en todos los casos el impacto sería aún mayor en los países de LAC que en la propia China.

Diversificar riesgos. Como se sabe, el comercio con China está altamente concentrado, pues cinco países, entre ellos Costa Rica, acumulan 80% de las exportaciones totales de LAC al gigante asiático. Además, en tanto China ve en la región una proveedora crítica de insumos para lograr su transición hacia industrias tecnificadas y de creciente valor agregado, muchos de nuestros países se sienten cómodos en una situación en la que resulta simple y atractivo continuar exportando productos primarios, gracias a una coyuntura de altos precios que, como señala el FMI, podría desvanecerse.

El gran riesgo es que el efecto China lleve a algunos países, sin una clara visión de desarrollo, a continuar anclados como meros productores de materias primas, más vulnerables a los embates externos. En este sentido, FITCH destaca positivamente el caso de Costa Rica, porque exporta a China una elevada proporción de productos de alto contenido tecnológico e importa productos con menos valor agregado. Aunque esto no reduce nuestra vulnerabilidad, pues las exportaciones a ese mercado alcanzan 3,6% de nuestro PIB, sí implica una vinculación comercial más inteligente.

Pero la mayoría de nuestros países no ha aprovechado este periodo favorable, señala FITCH, para emprender tareas estructurales en competitividad, tales como las debilidades en educación e infraestructura, reformas institucionales para el clima de inversión y gobernanza, y la diversificación del aparato productivo en general.

Sería una lástima que el “efecto China” lleve a los países de la región a la complacencia y a descuidar las tareas pendientes de la estabilidad, la competitividad y el crecimiento, convirtiéndose en otra gran oportunidad perdida. LAC está a tiempo de evitar ese error, pero no puede esperar indefinidamente.

El Dr. Jaime Daremblum es Politólogo y Abogado costarricense, quien se desempeñó como embajador de Costa Rica en los Estados Unidos desde 1998 a 2004. Es columnista y editorialista en el diario La Nación de Costa Rica. También ha escrito regularmente para The Wall Street Journal. Actualmente, se desempeña como Senior Fellow y Director del centro de Estudios Latinoamericanos del Instituto Hudson de Washington, DC.

Nota: El artículo fue originalmente publicado en el diario costarricense La Nación y lo hemos reproducido en nuestro sitio previa autorización del autor.

[/tabcont]
[/tabs]

Tags: , , , ,

Trackback from your site.