Rio20

“里约+20”:+行动,-拖延 · Río+20: +acción, -postergación

Written by Newsroom on . Posted in 报告 │Reportajes, 环境|Ambiental

地球上目前有8.84亿人喝不到可饮用水,15亿人用不到电,8.28亿人生活在边缘社区,14亿人日均消费不超过1.25美元,9.25亿人营养不良。

Existen en el planeta 884 millones de personas que no tienen acceso al agua potable y 1.500 millones que no tienen acceso a la electricidad, 828 millones de personas viviendo en barrios marginales, 1400 millones viviendo con 1,25 dólares diarios o menos y 925 millones subalimentadas.

[tabs]
[tabname]中文[/tabname]
[tabcont]

地球上目前有8.84亿人喝不到可饮用水,15亿人用不到电,8.28亿人生活在边缘社区,14亿人日均消费不超过1.25美元,9.25亿人营养不良。而我们却依然在不断地破坏水源、海洋及土地肥力、污染空气质量和耗损生物多样性,这证明为了继续发展,我们不但需要考虑经济因素,更必须考虑环境和社会因素。

因此,联合国可持续发展大会——“里约+20”峰会——在巴西里约热内卢召开,191个国家的元首出席了大会,并在会议结束时通过了文件《我们希望的未来》,但这个文件意义复杂,是甘?是苦?

行动

“里约+20”取得了一些积极的成果,突出的有:

- 通过了哥伦比亚关于确立“可持续发展目标”(ODS)的提案,确定了所有国家的环境和社会目标,突出了食品安全、消除贫困、水源综合治理、推动可再生能源开发、城市可持续发展、海洋保护、遏制动植物灭绝和创立可持续消费和生产模式等,以求敦促各国行动。

- 突出加强联合国环境规划署的作用。

- 呼吁私人领域更多参与到已通过协议的融资中去。

拖延

另一方面,正如非政府组织(ONG)、人民峰会和其他社会组织表示的那样,“里约+20”面对正在发生的强烈环境变化仍然采取了拖延行动的态度。

例如,就可持续发展目标而言,到2015年才会形成一份新的文件,制定为完成可持续发展目标而须完成的具体目标,届时可持续发展目标将取代联合国千年发展目标。此外,“里约+20”上最终签订的文件还不够巩固,未能做到将经济因素、环境保护和社会参与协调推进。

尽管会上谈到了保护海洋的重要性,谈到了寻找一个既基于经济发展(国内生产总值(PIB))又基于自然和社会资源发展的指数,但并未确定落实期限或固定的目标。

同时,大会还谈到了绿色经济,尤其是新兴经济体国家认为每个国家都应在兼顾本国发展的同时,有自己发展绿色经济的目标和方法,这其实给贩卖人类共同财产提供了借口。而联合国、人民峰会和社会研究人员更支持共同负责的经济模式,因为它与消灭贫穷的斗争和可持续发展更趋一致。

希望仍在

大会进程中的重要部分包括一些受不可持续发展引起的环境变化影响的地区的主动参与。在这个意义上,有广泛参与度的人民峰会的同步举行、人民峰会向联合国秘书长潘基文(Ban Ki-moon)表示对大会成果的失望,以及在峰会中广泛讨论后形成的结论文件,都显示了还有发起参与行动的方法。

值得突出的是,中国政府承诺在推动可持续发展方面发挥更积极的作用,并将贡献600万美元经费给联合国环境计划中帮助发展中国家保护环境的项目和活动,另外贡献3000万美元给一个帮助小岛屿和欠发达国家减轻气候变化影响的三年计划,同时承诺转让生态保护和沙漠化控制方面的技术和知识。

同样应强调的是,此次有大量科学家参与其中,提出了600多份能源、环境和灾难预防方面的全球性或地方性方案。

因此,尽管面对着影响数百万人乃至全世界的当前形势,“里约+20”在改变各国政府拖延行动方面成果寥寥,但人民并没有等待政府行动的到来,而是不断提出社会、环境和经济方面的积极方案,希望能够受到重视并在“可持续发展目标”实施后,也在地方或全球范围内得到贯彻落实。

楼京兰:北京清华大学环境工程学院博士研究生。查看简历

[/tabcont]
[tabname]Español[/tabname]
[tabcont]

Existen en el planeta 884 millones de personas que no tienen acceso al agua potable y 1.500 millones que no tienen acceso a la electricidad, 828 millones de personas viviendo en barrios marginales, 1400 millones viviendo con 1,25 dólares diarios o menos y 925 millones subalimentadas. Sumemos el continuo deterioro de fuentes de agua, de océanos, de la fertilidad en los suelos, de la calidad del aire y la pérdida de biodiversidad, y esto corrobora que para seguir hablando de desarrollo hay que incluir no sólo el tema económico, sino también considerar el componente ambiental y social

Así dio inicio, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Desarrollo Sostenible: Rio+20, reuniendo a mandatarios de 191 países quienes, al finalizar la conferencia, aprobaron el documento “El Futuro que Queremos”, el cual ha dejado un extraño sabor de boca. ¿Será dulce? ¿Será amargo?

Acción

Río+20 tuvo sus dulces resultados, dentro de los cuales se pueden destacar:

- Se aprobó la propuesta colombiana acerca de crear los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales impondrán metas ambientales y sociales a todos los países, enfocados en seguridad alimentaria, erradicación de la pobreza, manejo integral del agua, impulso a energías renovables, ciudades sustentables, protección a los océanos, freno a la pérdida de fauna y flora, y crear modelos de consumo y producción sustentables, dando paso a la Acción.

- Se fortalecerá el funcionamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

- Se solicitó mayor participación del sector privado para el financiamiento de los acuerdos aprobados.

Postergación

En el otro lado de la moneda, como ha sido manifestado por organizaciones no gubernamentales (ONG), por la Cumbre de los Pueblos y otros organismos sociales, Rio+20 ha seguido postergando la importancia de tomar acción frente al fuerte cambio ambiental que se está viviendo.

Por ejemplo, tomando el caso de los ODS, hasta el 2015 se tendría un nuevo documento con las metas trazadas para dar cumplimiento a estos objetivos que reemplazaría a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Además, aún el documento final firmado en Rio+20 no está lo suficientemente consolidado como para poner bajo un mismo toldo el componente económico, la preservación del ambiente y la inclusión social.

Aunque se haya hablado de la importancia de la protección a los océanos y de encontrar un indicador no solo basado en el crecimiento económico (el Producto Interno Bruto (PIB)) sino también basado en la evolución de los recursos naturales y sociales, no existen plazos ni metas fijadas para darle cumplimiento.

Así mismo, se sigue hablando de economía verde, especialmente el caso de países emergentes, quienes plantearon la importancia de que cada país tenga sus propios objetivos y herramientas para adoptarse a una economía verde sin dejar a un lado el desarrollo propio del país, lo cual podría seguir dando pie a la comercialización de los bienes comunes de la humanidad, cuando las ONG, la Cumbre de los Pueblos e investigadores sociales apoyan mas la idea de una economía solidaria que iría más acorde con la lucha contra la pobreza y un desarrollo sustentable.

No todo está perdido

Pasos importantes durante el proceso de esta conferencia fueron la activa participación de sectores afectados por los cambios ambientales causados por procesos no sustentables de desarrollo. En este sentido, el hecho que se haya realizado paralelamente la Cumbre de los Pueblos, con una masiva participación, y haber podido manifestar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la frustración frente a los resultados de la conferencia, así como la redacción de un texto con las conclusiones desarrolladas después de amplios debates durante la cumbre, demuestra que hay caminos para lograr acciones participativas.

También hay que destacar la promesa del gobierno chino de tomar un rol más activo en la promoción del desarrollo sustentable y dar una contribución de seis millones de dólares al Programa Ambiental de las Naciones Unidas para proyectos y actividades que ayuden a los países en desarrollo a proteger el ambiente, treinta millones de dólares para un proyecto de tres años para ayudar a pequeñas islas y países subdesarrollados para acciones de mitigación frente al cambio climático, a la vez de dar transferencia de tecnología y conocimiento en el área de protección ecológica y control de la desertificación.

Es importante también destacar una amplia participación de científicos quienes presentaron más de seiscientos proyectos globales y locales para el desarrollo sustentable en el área de energía, ambiente y prevención de desastres.

De esta manera, aunque Rio+20 haya dejado un sinsabor por la postergación de las acciones gubernamentales frente el panorama actual que afecta a millones de personas y al planeta, queda también una esperanza de que la población en general no queda a la espera de que estas acciones lleguen, sino que ya ha ido construyendo propuestas proactivas de inclusión social, ambiental y económica, que ojalá sean oídas y puestas en práctica a nivel local y global tras la puesta en marcha de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Natalia López: Candidata a PhD en Ingeniería Ambiental en la Universidad de Tsinghua, Pekín. Ver biografía.

[/tabcont]
[/tabs]

Tags: , , , , ,

Trackback from your site.