URUGUAYANS VOTE ON SUNDAY

环境是政治问题 · El ambiente es un problema político

Written by Newsroom on . Posted in 国际|Internacional, 报告 │Reportajes

他做过自行车手、花店店员、游击队员、囚犯和政治家,他是一个简单的人,是“民众参与运动”(Movimiento de Participación Popular)的创始成员,他是何塞·穆吉加(José Mujica),今年76岁,是乌拉圭东岸共和国的总统。Ciclista, florista, guerrillero, prisionero y político. Un hombre sencillo, miembro fundador del Movimiento de Participación Popular, a sus 76 años, José Mujica es el Presidente de la República Oriental del Uruguay.

[tabs]
[tabname]中文[/tabname]
[tabcont]

他做过自行车手、花店店员、游击队员、囚犯和政治家,他是一个简单的人,是“民众参与运动”(Movimiento de Participación Popular)的创始成员,他是何塞·穆吉加(José Mujica),今年76岁,是乌拉圭东岸共和国的总统。

他被评为“全世界最穷的总统”,只有约19万美元(73,000元人民币)资产,其中90%被用于社会援助项目。Mujica总统毫无疑问是俭朴谦逊的领导人的典范。

他的左倾思想使他在1972年游击队军事失败后身陷囹圄13年多。民事-军事独裁政权将其扣为人质,这意味着如果以他为领导者之一的Tupamaros国民自由运动决定再次进行武装行动,他将被处决。1985年,第15737号法律对所有普通及与军事有关的政治犯罪进行大赦,他因此重获自由。

自此以后,他开始涉足乌拉圭政坛,最终成为了参议员和共和国总统。其动荡、坎坷和革命的经历,使他对生活有了独特的看法。

这种独特视角在巴西“里约+20”峰会上表现得尤为明显。一个病毒视频展示了公民和政治分析家的谈话。其中Mujica总统发表了一个关于幸福与环境的浪漫主义演说,提倡拒绝被他定义为“过度消费”的文明。

 “我们生来是为了生活得幸福。因为人生苦短,转瞬即逝!没有什么比生命更加珍贵,这是最重要的一点。但如果说我努力再努力地工作以求消费得更多,却让生命从手中流失……”,Mujica总统在出席的国家领导人面前感叹道。

他对消费主义和资本主义模式的批判并没有在听众中引起共鸣。也许是因为Mujica总统充满激情的演说没有办法忠实地翻译过来,也许仅仅是因为不同意他的看法,Mujica总统自己也发现了这一点,他承认“我所说的一些事情可能会引起分歧”。

他的演讲与其说是政治演说,不如说是一堂人生课。将永远无法满足的消费需求放在一边,他谈及了简单生活中的幸福、爱、友情和家庭。这既非民粹主义演说也非革命演说,而是多年生活阅历积累出的充满智慧的演讲。

那么这场浪漫的演说与环境有何关系呢?对于Mujica来说,“当我们为保护环境而斗争时,应清楚环境中的第一要素,恰恰叫做人类的幸福。”低质量产品、过度消费和快速废弃带来的恶性循环使人们以破坏环境为代价试图满足市场经济创造的不断增长的需求。而这归根结底,反而不会给他们带来幸福。

对Mujica来说,环境问题是政治问题。因为人类已经释放出市场的力量,现在正是这种力量在统治世界。我们需要坚定的意志,重新掌控市场并将人类放回文明发展的核心位置。

政治理论家Hannah Arendt在谈及当年威胁全人类的集权主义时曾说过:“被具体政治问题堵塞的死胡同证明了整个政治只是无稽之谈。”

巴黎第八大学教授Daniel Bensaïd认为,在当代,政治上的死胡同是市场专制主义,政治被夹在了金融市场既有秩序和资本主义的道德说教之间。

Mujica也这样认为,他说“并不是说我们要回到洞穴中去,为落后建立一个纪念碑,而是说我们不能继续这样无止境地被市场统治着,我们应该统治市场。”

将权力交还给政治,为人民而非为市场进行管理。他的这篇演讲在拉丁美洲被多次引用,但它并非民粹主义演说,而更像是在呼吁我们对我们热爱的文明进行深刻的反思。话语中充满智慧。

佘久: 哥斯达黎加政治学家和企业家. 总编辑.

注:您可以在下列链接中找到Mujica总统的演讲视频及西班牙语和汉语演讲稿。

[/tabcont]
[tabname]Español[/tabname]
[tabcont]

Ciclista, florista, guerrillero, prisionero y político. Un hombre sencillo, miembro fundador del Movimiento de Participación Popular, a sus 76 años, José Mujica es el Presidente de la República Oriental del Uruguay.

Lo han etiquetado de ser el ¨presidente más pobre del mundo¨, con un patrimonio de unos 190 mil dólares (1.200.000RMB) y un salario mensual de 11,500 dólares (73.000RMB), de los cuales el 90% destina a proyectos de ayuda social. Mujica es sin duda alguna un ejemplo de mandatario austero y humilde.

Su ideología de izquierda lo llevó a ser prisionero político por más de 13 años, luego de la derrota militar de la guerrilla en 1972. La dictadura cívico-militar lo consideraba un rehén, lo que significaba que sería ejecutado en caso de que el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros –del cual era uno de los dirigentes– decidiera retomar las acciones armadas. Para el año 1985, la Ley n° 15737 decretó la amnistía a todos los delitos políticos, comunes y militares conexos cometidos desde 1962, con lo que vuelve a ser un hombre libre.

Desde entonces, ha estado involucrado en la política uruguaya, llegando a ser diputado del Senado y máximo mandatario de la República. Su pasado tumultuoso, abrupto y revolucionario lo llevan a ver la vida de una forma diferente.

Esto quedó muy claro en su reciente participación en la Cumbre de Río+20, en Brasil. Un video viral, que ha dado mucho de qué hablar entre ciudadanos y analistas políticos. Un discurso romántico, a favor de la felicidad y del ambiente, que rechaza una civilización que él califica de hiperconsumista.

¨…venimos a la vida intentando ser felices ¡porque la vida es corta y se nos va! y ningún bien vale como la vida y esto es elemental. Pero la vida se me va a escapar, trabajando y trabajando para consumir un plus…¨ exclamó Mujica, frente a los mandatarios presentes.

Su mensaje crítico del consumismo y del modelo capitalista pareció no calar entre los espectadores. Ya sea por una incapacidad para traducir fielmente el apasionado discurso del Presidente Mujica, o por simple desacuerdo con sus palabras, lo que él mismo detectó cuando afirmó ¨sé que algunas cosas de las que estoy diciendo rechinan¨.

Más que un discurso político, sus palabras parecían una lección de vida. Dejar de lado la necesidad nunca satisfecha por consumir, para vivir una vida más sencilla, llena de felicidad, de amor, de amistades y de familia. No fue un discurso populista ni revolucionario, fue más un discurso lleno de esa sabiduría que sólo se adquiere con los años.

¿Y qué tiene que ver todo este discurso romántico con el ambiente? Justamente, para Mujica: ¨cuando luchamos por el medio ambiente, el primer elemento del medio ambiente se llama la felicidad humana¨. El círculo vicioso creado por los productos de baja calidad, el hiperconsumo y el rápido desecho, ha llevado al ser humano a destruir el ambiente para intentar satisfacer sus crecientes necesidades creadas por el mercado, que a fin de cuentas, no le permiten alcanzar la felicidad.

Para Mujica, el problema ambiental es entonces un problema político. Porque el hombre ha desatado las fuerzas del mercado, que son las que lo controlan en la actualidad. Falta voluntad para retomar las riendas del mercado y devolver al ser humano el rol central en el desarrollo de nuestra civilización.

Ya lo hubiera expresado la teorista política Hannah Arendt: “el sinsentido alcanzado por toda la política queda puesto de manifiesto por el callejón sin salida en que se precipitan las cuestiones políticas particulares” haciendo referencia al totalitarismo que amenazaba a la humanidad en aquellos años.

En la actualidad, según expone el profesor Daniel Bensaïd, de la Universidad de París VIII, el callejón sin salida de la política es el despotismo de mercado, dónde la política está estrujada entre el orden establecido por los mercados financieros y las prescripciones moralizantes del capitalismo.

Así lo identifica también Mujica cuando afirma: ¨no se trata de plantearnos volver al hombre de las cavernas, ni tener un monumento del atraso, es que no podemos indefinidamente continuar gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar al mercado.¨

Devolverle el poder a la política, para gobernar a favor del ser humano y no a favor del mercado. Un discurso recurrente en América Latina, pero que Mujica expone fuera de populismos y más como un llamado a la reflexión profunda sobre la civilización que queremos. Sabias palabras.

Sergio Rivero: Politólogo y empresario. Jefe de redacción en ChinoLatin.com

Nota: Pueden encontrar el video del discurso del Presidente Mujica y la transcripción en español y chino en el siguiente link.

[/tabcont]
[/tabs]

Tags: , , , , , , ,

Trackback from your site.