desastresnaturalescuba

拉丁美洲的自然灾害管理
Manejo de Desastres Naturales en AL

Written by Newsroom on . Posted in 报告 │Reportajes, 环境|Ambiental

[tabs]
[tabname]中文[/tabname]
[tabcont]

楼京兰

由于人口的快速增长和毫无计划的大规模城市化,全世界自然灾害数量近年来大大增加,在过去的20年中从每年200次增长到400次(联合国环境规划署,2011),已经对高风险地区的脆弱社区,尤其是像拉丁美洲这样的发展中国家产生了严重影响。

这些灾害中约90%与人为原因和快速工业化导致的环境异常有关,如气候变化加大了气旋和热带风暴的强度从而导致了极端降水和干旱(联合国环境规划署,2011),这些自然现象对中美洲、安第斯地区和加勒比地区是潜在的威胁(拉丁美洲经济委员会,2010)。

一些关于灾害的定义将其表达为由自然界、社会自然领域或人类行为领域的危险现象导致的,在遇到某居民群体及其生产结构或基础建设中适当的脆弱条件时,对该国、区域、地区或社区的正常运转造成强烈、严重与广泛的影响且该社会单位不能依靠现有资源独立应对或解决的社会形势、情况或过程(中美洲自然灾害预防中心,2007),也被定义为严重阻碍某社区或社会正常运转,并导致生命、财产、经济和环境损失,使该社区或社会无法独自应对的突发灾难性事件。(拉丁美洲经济委员会,2011)。

过去的十年中,全世界发生了3852场自然灾害,夺走了78万多人的生命,影响了超过20亿人的生活,损失超过9600亿美元(世界银行集团,2012)。

在拉丁美洲,2008-2009年间的自然灾害造成的损失中41%集中在经济领域、其次是基础建设损失29%,社会损失24%,从1970年到2008年间拉丁美洲和加勒比地区的总损失为6003.839亿美元(拉丁美洲经济委员会,2010)。

面对这种情况,美洲峰会做了哪些工作?

在2001年第三届美洲峰会上各国领导人承诺加强西半球的国际合作和国家力量建立一个自然灾害管理的核心,同时继续执行相关政策提高预防、减轻和应对自然灾害后果的能力;也同意研究出一些措施保证突发事件的处理能够获得及时的融资(魁北克声明,2001),同样,美洲国家组织秘书处(OEA)、美洲发展银行(BID)、泛美卫生组织(OPS)和联合国拉丁美洲与加勒比经济委员会(CEPAL)一致同意建立一个常设机构负责协调和提供信息,为执行美洲峰会的决议提供必要支持(OEA,2003)。

灾害管理的初步成绩在2003年开始显现,美洲国家组织设立了“美洲脆弱性控制、风险管理和灾害应对战略计划”,作为各国设计预防政策、准备和训练突发事件应急部队的工具。美洲发展银行为“自然灾害应对计划”和“中美洲生物走廊可持续发展计划”提供支持。联合国拉丁美洲与加勒比经济委员会提供技术支持与合作。 国际重建发展银行和国际发展协会(世界银行集团)为东加勒比国家组织等在突发事件后重建、灾害管理、贷款供应等减轻自然灾害脆弱性的项目上提供支持。

2002年,安第斯灾害预防和应对委员会(CAPRADE)被批准成立,它由哥伦比亚、厄瓜多尔、秘鲁和玻利维亚以及作为受邀国的委内瑞拉组成,宗旨是降低安第斯分区可能出现的自然灾害的风险和影响。2004年,通过了以五个中心为基础的安第斯战略:

  1. 对安第斯分区、国家和地方各级进行能力建设以巩固防灾体制。
  2. 开发信息系统以形成研究网络。
  3. 推动风险评估和监测、建设预警机制、制定特殊计划以预防和应对自然灾害。
  4. 开展灾害预防和应对教育,推动社会参与,提高人们意识。
  5. 建立灾害互助机制。

根据这个战略,2006年建立了安第斯灾害预防和应对信息系统(SIAPAD),旨在推进风险管理方面的数据、信息和服务的使用和传播的标准化,从而改善脆弱条件、降低威胁和危险、减轻自然灾害带来的影响。

其他参与灾害管理的机构包括:

安第斯发展公司(CAF)负责安第斯地区预防和减轻灾害风险计划,支持玻利维亚、哥伦比亚、厄瓜多尔、秘鲁和委内瑞拉制定风险预防和减轻的国家、部门和地区各级政策。

灾害风险管理规划署(PREVER),它为以下领域的项目和活动提供支持:

  • 厄尔尼诺现象相关的风险管理和脆弱性控制
  • 适应气候变化和脆弱性
  • 突发灾害应急
  • 市政角度的风险预防

今年在哥伦比亚卡塔赫纳举行的第六次美洲峰会上,美洲国家领导人一致同意通过资源分配和在适应改变、风险管理及预防与有效应对机制创建方面的战略设计,减轻自然灾害带来的社会、经济和环境影响(第六次美洲峰会声明,2012)。

楼京兰:北京清华大学环境工程学院博士研究生。查看简历

[/tabcont]
[tabname]Español[/tabname]
[tabcont]

Por Natalia López

En los años recientes se ha visto en el planeta un incremento de los desastres naturales, durante las pasadas dos décadas se ha doblado de 200 a 400 por año (UNEP, 2011), estos han llegado a afectar a comunidades vulnerables asentadas en zonas de riesgo, debido a un rápido crecimiento de la población y una urbanización masiva sin planificar, situación que se presenta especialmente en los países en vía de desarrollo como es el caso latinoamericano.

Un 90% de los desastres se lo ha relacionado a las acciones antropogénicas y la rápida industrialización que han ocasionado un trastorno ambiental, tal como es el caso del cambio climático que ha generado lluvias extremas y sequias, incrementando la intensidad de los ciclones y de las tormentas tropicales (UNEP, 2011), y estos fenómenos naturales potencialmente podrían afectar a Centroamérica, región Andina y el Caribe (CEPAL, 2010)

Algunas definiciones de desastres están expresadas como una situación, contexto o proceso social que se desencadena como resultado de la manifestación de un fenómeno peligroso de origen natural, socio-natural o antropogénico que, al encontrar condiciones propicias de vulnerabilidad en una población y en su estructura productiva e infraestructura, causa alteraciones intensas, graves y extendidas en las condiciones normales de funcionamiento del país, región, zona, o comunidad afectada, las cuales no pueden ser enfrentadas o resueltas de manera autónoma utilizando los recursos disponibles a la unidad social directamente afectada (CEPREDENAC, 2007), y también como un evento calamitoso y repentino que trastorna seriamente el funcionamiento de una comunidad o sociedad y causa perdidas humanas, materiales, económicas o ambientales que desbordan la capacidad de la comunidad  sociedad afectada para hacer frente a la situación con sus propios recursos (CEPAL, 2011).

En el mundo 3,852 desastres cobraron la vida de más de 780,000 personas durante los últimos 10 años, y afectaron a más de 2 mil millones de personas, con un costo no inferior a 960 miles de millones de dólares (The World Bank Group, 2012)

A nivel de Latinoamérica, los impactos generados han sido principalmente para el sector económico contando con un 41% durante el periodo de 2000-2009, seguido por el sector infraestructura 29% y el sector social 24%, el costo total para América Latina y el Caribe entre 1970-2008 fue de 600,383.9 millones de dólares (CEPAL, 2010).

¿Cómo ha estado involucrada la Cumbre de las Américas frente a esta situación?

Desde el año 2001 en la Tercera Cumbre de las Américas los Jefes de Estado se comprometieron a fortalecer la cooperación hemisférica y las capacidades nacionales para desarrollar un enfoque más integrado en el manejo de desastres naturales, a su vez, continuar implementando políticas que mejoren la capacidad para prevenir, mitigar y atender las consecuencias de los desastres naturales; acordaron también estudiar medidas que faciliten el acceso oportuno a recursos financieros para atender las necesidades de emergencia (Declaración de Quebec, 2001), de igual manera la Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) acordaron establecer una instancia de coordinación e información permanente  para darle el apoyo necesario a la implementación de los mandatos del Proceso de Cumbres de las Américas (OEA, 2003).

Los primeros logros con relación al Manejo de Desastres fueron mostrados durante el 2003, donde la OEA creo el Plan Estratégico Interamericano para la Reducción de Vulnerabilidades, Manejo de Riesgos y Atención de Desastres, la cual ha sido una herramienta para que los países diseñen políticas de prevención, y a la vez preparen y capaciten a cuerpos de atención de emergencias. El BID ofreció el respaldo al Programa para atender desastres naturales y el Programa para el Desarrollo Sostenible del Corredor Biológico Mesoamericano. La CEPAL dio apoyo y cooperación técnica. El Banco International de Reconstrucción y Fomento, y la Asociación Internacional de Fomento (Grupo Banco Mundial) apoyó proyectos como la organización de estados del Caribe Oriental; la recuperación de emergencia y gestión de desastres y suministro de prestamos para reducir la vulnerabilidad a los desastres naturales.

En el 2002 fue ratificado el Comité Andino para la Prevención y Atención de Desastres (CAPRADE), integrado por Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia y Venezuela como país invitado, cuyo objetivo ha sido contribuir a la reducción de riesgo y del impacto de los desastres naturales que puedan producirse en el territorio de la subregión andina. Durante el 2004, fue aprobada la Estrategia Andina basada en 5 ejes temáticos:

  1. Promover el fortalecimiento institucional a través de la creación de capacidades a nivel Sub Regional Andino, nacional y local.
  2. Desarrollar sistemas de información para la conformación de redes de investigación.
  3. Promover la evaluación y monitoreo de riesgos, alerta temprana y planes específicos para la prevención y atención de desastres.
  4. Sensibilizar a la población fomentando una cultura de prevención y atención de desastres y participación social.
  5. Promover la asistencia mutua en caso de desastres.

A partir de esta Estrategia surge en el 2006 el Sistema de Información Andino para la Prevención y Atención de Desastres (SIAPAD) el cual busca el fortalecimiento de procesos de estandarización para facilitar el uso y distribución de datos, información y servicios relacionados con la gestión del riesgo, de esta manera reducir las condiciones de vulnerabilidad, amenaza o peligro y el impacto de la ocurrencia de desastres naturales.

Otras instituciones involucradas en el manejo de desastres son:

Corporación Andina de Fomento (CAF) esta a cargo del Programa Regional Andino de Prevención y Mitigación de Riesgo de Desastre y apoya a Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela en la formulación de políticas nacionales, sectoriales y territoriales de prevención y mitigación de riesgos

Programa para la Gestión de Riesgos de Desastres (PREVER) el cual brinda apoyo a proyectos y actividades relacionadas con:

  • Gestión del riesgo y la disminución de vulnerabilidades relacionadas con el Fenómeno El Niño
  • Adaptación y vulnerabilidad ante el cambio climático
  • Atención contingente ante desastres
  • Prevención de riesgos desde la perspectiva municipal

En el marco de la VI Cumbre realizada en Cartagena, Colombia durante el presente año, los mandatarios de América acordaron mitigar el impacto social, económico y ambiental de los desastres naturales, mediante la asignación de recursos y el diseño de estrategias orientadas a la adaptación, la gestión del riesgo y la creación de mecanismos de prevención y reacción eficientes (Declaración VI Cumbre, 2012).

Natalia López: Candidata a PhD en Ingeniería Ambiental en la Universidad de Tsinghua, Pekín. Ver biografía.

[/tabcont]
[/tabs]

Tags: , ,

Trackback from your site.